Hoy, se me ha pedido escribir una carta de amor

Hoy se me ha pedido escribir una carta de amor y aunque a veces me cuestiono, cómo en un mundo tan lleno de odio e indiferencia, puedo yo escribir sin caer en el sinsentido, acerca del amor, sentada escribiendo, le doy fe a la humanidad.

Cierro los ojos intentando figurar en mi mente la imagen más auténtica y cercana al pedido, cuando caigo en cuenta, de que el único amor al que me aferro de muerte, es al nuestro.

Al amor que nunca me ha defraudado, al incondicional, al que me has dado a manos llenas y a menudo yo he desperdiciado.

Mi corazón latiendo fuerte recuerda aquella vez que sin pensarlo ni por un segundo, contestaste cuando pregunté si me amabas, que darías tu vida a cambio de la mía sin siquiera pestañear.

Así que hoy me encuentro aquí cavando profundo para encontrar las palabras que me permitan siquiera intentar describir, cuanto TE AMO. En donde yo pueda decirle al mundo la maravilla inmensa de que tú, hayas decidido amarme de la forma en que lo has hecho.

Alzo la mirada para encontrar algo de inspiración en el cielo, en ese, donde tantas veces me enseñaste la osa mayor. En dónde de ti aprendí, que los sueños, nunca son tan grandes como para no caber en el horizonte, porque, para crear hay que creer.

No he tenido la oportunidad de retribuir a ese amor en la misma medida, porque la vida es cabrona y nos pone retos, altibajos, pero sobre todo un sinfín de pretextos para no hacer lo que realmente queremos, porque el alma es tan compleja que no nos permite, asumir que amor es AMOR y se retribuye sólo con eso.

Cuando aparece la noche y me lleno de incertidumbres, recuerdo con un olor a realidad cada noche que decidiste levantarte, para mirar conmigo a través de la ventana al cielo, llorar a todo pulmón, y después a las 2 am salirnos a mirar cocuyos, brillando en la obscuridad.

Es justo aquí, donde me detengo a pensar; no creo poder amar a nadie como te he amado a ti, porque eres única, mágica y eterna, por lo menos eso creía y deseo seguirlo creyendo.

Te sorprendería ver como el avance tecnológico ha transformado las relaciones interpersonales, nada como cuando tú y los tíos de reunían a jugar baraja, sin interrupciones de celular, o stories para contar lo bien que la pasaban, las risas eran auténticas carcajadas, vividas en el momento.

Sin embargo, nuestro amor se mantiene fuerte y cercano; cada mañana te saludo en el marco colgado en la sala de familia, desde dónde me miras con esa misma mirada fuerte y tierna de siempre, diciéndome que nada ha cambiado, que me amas.

Te acuerdas, de cuando me decías; camina, no corras?

Pues corrí, lejos y tan fuerte que aprendí a volar, desplegué las alas, sin miedo a caerme porque yo a ti, te vi renacer de las cenizas y me aferré a esas memorias para volverme ¨brava¨, para que las alas no se me rompieran a la primera y que las caídas se convirtieran en enseñanzas.

Ni siquiera sé si en estos párrafos he logrado plasmar al Amor, pero es que la gente que me lee, estoy segura podrá sentir a través de estas escuetas palabras, vibrar mi corazón, un poco de amor, de poder, de nostalgia y un mucho de anhelo de volver a abrazarte, de sentirte una vez más para decirte fuerte que: TE AMO!!

Gracias totales por pasar a leer y les dejo el link de mi previo artículo por si no lo han leído o por si mueren por leerlo otra vez y no lo encuentran :). http://mamineedsabreak.com/de-estar-hasta-la-madre-y-otras-cuestiones/

Comparte este artículo en: