Nada nos preparo para una pandemia como el Coronavirus, sabemos que hacer en caso de huracanes, terremotos, robos, huelgas … pero un enemigo invisible que nos obliga a suspender eventos, clases , viajes y básicamente parar nuestra vida por tiempo indefinido es algo que yo no pensé ver nunca : pero está pasando.

Lo primero es mantener la calma, si nosotras estamos tranquilas los niños también lo estarán y todo va a fluir más relajado.

Tengo la suerte de trabajar desde casa así que estoy viendo lo de la suspensión de las clases como un summer adelantado, mi plan: me levanto más temprano a trabajar y cuando ellas despiertan paro un rato, desayunamos, compartimos y voy adelantando de allí en adelante lo que se pueda hasta la hora de la siesta.

No es fácil! No van a ser los días más productivos pero si podemos aprovecharlos para compartir más en familia , arreglar nuestros espacios y reconectar con nosotras mismas.

Hasta ahora hay tres cosas buenas que se pueden sacar de esto:

Aprender a trabajar a distancia. Teleconferencias, emails , WhatsApp … no es necesario estar en persona pero mucha gente aun lo ve como un requisito.

En un mundo globalizado Los problemas son de todos! Cuando en un país lejano hay una enfermedad, crisis o emergencia muchas veces ayudamos por solidaridad pero no entendemos el impacto directo que puede tener en nuestras vidas si se agrava, creo que esta crisis nos hará más consientes de ayudar a tiempo y preocuparnos más por la salud y el medio ambiente.

Back to basics: es cierto que estas crisis traen mucha locura como la escasez de papel toilet, la caída de la bolsa y Los parques de Orlando cerrando pero también nos recuerda que mientras tengamos salud, comida y a nuestra familia cerca todo va a estar bien.

Al momento de escribir esto apenas comienzan a tomar medidas, no hay vuelos a Europa, ni clases… pero el trabajo continúa así que si les soy sincera mi mayor preocupación ahorita es económica porque las cuentas no van a parar y para las familias tener a los niños sin clase significa un cambio de rutina que deja muy poco espacio para la productividad, si a eso le sumamos comprar comida y productos básicos extra por miedo a que se acaben, este mes seguro termina en rojo en negativo para muchas casas. Todo sea por controlar el Coronavirus .

Alguien más con #flashbacksdevenezuela?

La locura que se vive en las calles es imposible que no me traiga recuerdos de Venezuela, peleas por comida, compras nerviosas y la gente histérica, si… tristemente esto ya lo había vivido.

Este spring break va a ser especial… sin influencers mostrándonos sus fabulosas vacaciones o planificar viajes familiares… esta vez todas estamos iguales y nos toca cocinar, reconectar con la casa, la familia… y abrazar por internet a todas las que están en la misma #operacionencerrona … así se vive una pandemia, esta es una verdadera crisis mundial y para recordarla he decidido escribir este diario para documentar esta época de Coronavirus desde mi punto de vista.

Día 1, clases suspendidas por el Coronavirus:

Creo que en medio de todo hay mucho positivismo en el ambiente, veo muchas mamás haciendo listas de actividades para hacer en casa, planificando días maravillosos en familia, organizar sus espacios y mil cosas más que no habías podido hacer “ porque no tenías tiempo”… ahora las puedes hacer!! Creo que es como al principio del summer que todas queremos hacer mil cosas y hasta nos parece maravilloso que los niños no tengan clases y poder dormir un poco más, muchas piensan que es tan facíl como sobrevivir a las vacaciones escolares … el problema es que no se sabe cuánto tiempo vaya a durar esta situación , en China están sin clases desde Enero y aún no se sabe cuando todo vuelve a la normalidad.

La realidad para las mamás inmigrantes es peor porque en muchos casos no tenemos a nadie que nos apoye cuidando a los niños y ver clases desde casa requiere de apoyo de parte de los padres, así que es importante negociar y organizar los horarios y responsabilidades desde el principio.

Para muchas cuidar a los niños implica dejar de trabajar, lo que a su vez significa menos dinero para la casa y más estrés en el ambiente, estas no son unas vacaciones ni un spring break más largo… es una pandemia y todavía no hemos llegado al nivel lockdown en el que nadie puede salir de su casa sino para buscar comida y medicinas, simplemente se suspendieron las clases y los  eventos pero si continuamos en parques , playas y malls es muy difícil que el escenario sea diferente al de Europa o Asia.

Desde hoy empieza este diario porque sin duda jamás pensé que una pandemia mundial se sintiera así.

Creo que es importante documentar estos momentos que sin duda harán historia,

Día 2, España en Lockdown para combatir el Coronavirus:

Cancelada la salida a correr con las amigas, no somos muchas , pero el parque es un espacio público y debemos darle el ejemplo a nuestra familia, si le pedimos a nuestros esposos e hijos no reunirse no podemos hacer nosotras algo diferente. Además nos queremos tanto que será difícil eso del metro de distancia. Este enemigo invisible sigue atacando, ayer declararon la cuarentena en España, se duplicaron los casos en New York y están haciendo las pruebas gratis a todos y con eso suben el número de casos.

Las playas de Miami ayer estaban full, incluso se celebraron grandes bodas y muchos no entienden lo grave de esto.

Los espacios digitales en estos momentos van a ser más importantes que nunca, necesitamos desahogarnos y sentirnos apoyadas ahora que mil dudas pasan por nuestra mente.

Hay ansiedad y locura en el ambiente, necesitamos hacer terapia porque nuestros miedos son los de muchas, hoy voy a hacer un Zoom Live con mis amigas porque es necesario mantenernos comunicadas y darnos animo.

Día 3: #yomequedoencasa

Si algo me quedó claro después de haber hablado ayer con @elespaciodeyum y @catherinelacruzmelone que están en España es que aparte de lavarnos bien las manos lo único que podemos hacer los que estamos sanos para ayudar a controlar esta enfermedad es quedarnos en casa. .
Eso significa no visitas sociales, no playdates, nada más que lo estrictamente necesario( comida y medicinas ).

Si, suena extremo y especialmente difícil con niños pequeños pero hay momentos en los que hay que decidir qué es más importante, si la parte económica o la salud de todos. .
Esta es la guerra de nuestra generación y nosotros escogemos cómo queremos que nos recuerden.

Hoy yo hice mi parte y decidí que mi hija no va a la guardería las próximas dos semanas, ellos siguen abiertos , es un sitio pequeño, pero sin importar las medidas que tomen los niños son portadores , y si están recomendando cancelar los play dates un daycare es un play date diario con por lo menos 40 niños más. .
Insistieron en que si no iba igual me las iban a cobrar, así que tome la decision de sacarla de ese colegio. Ya tengo preparado mi Plan B para encontrar un nuevo sitio donde entiendan que la salud va primero y los padres debemos tener la oportunidad de elegir que queremos hacer en estas situaciones.

La foto es del momento triunfal donde por fin durmieron la siesta.

Día 4: Escuela en casa por lo menos hasta el 15 de abril.

El reto no es solo quedarse en casa con los niños, es que además debemos jugar a las maestras y tratar de que cumplan con las actividades que mandaron en los colegio. Hoy anunciaron que esto se extiende por lo menos hasta el 15 de Abril así que esto apenas empieza. #paciencia
.
De nuevo hoy nos reunimos a las 9pm por videoconferencia y creo que esto será parte de la nueva rutina , en estos momentos necesitamos apoyo emocional,económico, psicológico y de todo tipo.

Día 5: Venezuela con Coronavirus

Ayer llamé a mi mamá que esta en Venezuela donde también hay casos, ya todo esta militarizado y no hay gasolina sino para militares y medicos. Antes de esto ya la escasez de alimentos y los insumos medicos eran pocos, pero con una pandemia mundial las consecuencias pueden ser muy devastadoras. Mi hermana es medico, toda mi familia directa que esta en el grupo de alto riesgo ( los de la tercera edad) están allá, para completar el internet también funciona muy mal así que no hay videollamadas ni maratones de Netflix, los niños también viendo clases en casa. Todos están bien, listos para librar esta guerra cada quién desde su trinchera.

Comparte este artículo en: