Me considero una mujer sexy, guapa, bonita, de casi 37 años, con unos kilos de más que estoy en proceso de perder, no sé si todos, pero sí algunos..

Estoy muy clara que Dios nos dio carnes muy atractivas para hacer uso de ellas a nuestro antojo, me refiero a poder ponernos un escote, una falda corta, una blusa pegada, zapatos altos para que las piernas se vean estilizadas y torneadas, unos jeans pump up para lucir un derrière al estilo JLo, pelo largo para peinarlo de mil maneras y de mil colores y de mil formas.

¿A quién no le gusta que la volteen a ver? ir a un restaurante y sentir las miradas encima? ponerte un vestido corto con toda la intención de enseñar esas hermosas piernas que tienes? Sí, yo me arreglo para mí, para sentirme bien, para recordar lo hermosa que soy a pesar de vivir normalmente en jeans, blusas cómodas y sneakers que están tan de moda, thanks God. Pero también, honestly, para que nos vean y como dice mi mamá “tener gotitas de autoestima que tanto ayudan y son tan necesarias”, quién sube a sus redes una foto poco favorecedora donde se notan los kilos de más? NADIE!! y en caso de subirla es por algo chusco que se quiere contar… o no?

A todos nos gusta gustar.

Ya que logramos esas miradas, ese “cheers” de otra mesa, esas sonrisas cruzadas, que estamos provocando de alguna forma por la manera en la que hoy nos arreglamos, que nos sabemos muy guapas, que dominamos que ese vestido nos favorece y por eso atrapamos la atención de ese hombre en la mesa de junto… y entonces, nos sentimos acosadas?

Sé que muchas, muchísimas, se me van a echar encima con este post, y mi intención es saber sus opiniones, están de acuerdo, o no.. creo que todas, o la mayoría, hemos tenido la experiencia de que un hombre nos voltee a ver, nos salude, nos invite una copa y eso, definitivamente sube el ego, casada, soltera, divorciada, independientemente del estado civil que tengas.

¿En qué momento se convierte en acoso? Cuándo es que, como mujeres, brincamos porque “nos está acosando” ese hombre, que probablemente su intención era, únicamente, acercarse. A ver, él no sabe si eres casada, si tienes hijos, si enviudaste, no tiene idea de tus ideas ni de tus rollos. Pero de lo que sí esta seguro, es que te arreglaste y llamaste su atención. Por eso se está acercando, ya lo que pase después, depende de las dos personas involucradas.

Cuando nosotras sonreímos en respuesta, respondemos una pregunta, estamos abriendo el canal de comunicación para una posible plática que puede llegar a más, y no me refiero a ese “más” que estás pensando, podría ser ese mejor amigo que todas deseamos tener. Ya si esa plática escala a otros niveles, definitivamente es decisión femenina, en mi muy humilde opinión.

¿Hasta qué punto somos “acosadas” o “intimidadas”? y uso quotes porque estos términos me parecen tan relativos y tan peligroso usarlos.

Yo soy una mujer muy extrovertida, me encanta conocer gente nueva, escuchar diferentes puntos de vista, también soy muy touchy y muy coqueta, me encanta abusar de mi feminidad, de la delicadeza de ser mujer, y gracias a Dios y al colmillo que se me ha hecho después de trabajar en hoteles, restaurantes, banquetes en casas particulares, servirle a muchos políticos, personas con mucho poder, nunca, nunca he tenido una experiencia de acoso. ¿Suerte? no lo llamo así, yo más bien diría que es respeto y seguridad en mi misma, a mis ideas, a lo que soy capaz, a quién soy y de qué estoy hecha. Una sabe perfectamente cuando te estás acercando al callejón sin salida, cuando ese abrazo puede tornarse incómodo y terminar de una manera que ninguna queremos. Porqué llegar hasta ahí, ese es el punto. Saber decir “no, gracias” en el momento preciso.

Arreglarnos y hacer todo para ser provocativas y sentirnos sexys no está mal, al contrario! me parece perfecto! eso no nos “cosifica”.

Ni todos los hombres son depredadores ni todas las mujeres somos presas jugosas.

La coquetería y el juego de la seducción es de lo más divertido que tenemos como seres humanos, así que a disfrutar, a respetarnos y a aprender a jugar!

“La que se lleva se aguanta” 

Te invito a seguirme en Instagram

http://www.instagram.com/ginarangelit

Comparte este artículo en: