¿Han visto sus fotos de Facebook antes de ser mamá? ¿Han sentido como un “no sé qué” al mirarse en ese pequeño espejo? Ayer me pasó, vi algunas de las memorias que me mostró Facebook (y otras más) y me encontré con una mujer tan diferente a la que soy hoy.

Me impresioné tanto con el cambio, que decidí contárselos por aquí para que me digan si les ha pasado a uds. también.

Una más delgada, pero que juraba que estaba mucho más gorda. Hoy ese tema físico ya no me apasiona como solía hacerlo. Me gusta comer bien para enseñarle a mi hija, Alana, con mi ejemplo. Pero hay veces que la comida rápida puede más que yo y ya no me siento mal por eso.

Una mujer más joven pero también más inmadura, más insegura y menos empoderada. Incluso recordé que solía fumar y disfrutaba esos cigarros con café, pueden creerlo?

Una persona con pocas responsabilidades (hay unos días que extraño más ese sentimiento de “libertad”) pero no cambiaría por nada mis responsabilidades actuales. Excepto tal vez por las relacionadas con limpieza y cocina jejeje.

Una mujer que no tenía su norte tan claro. Que conectaba con el “ahora” por momentos y vivía un poco más en el futuro. Una mujer que fluía con una carga emocional más ligera.

Pero disfruté mucho el verme en ese espejo, el saludarme y recordar todas la aventuras que cada fotografía trajo a mi mente. Aproveché para darme un abrazo virtual de felicitaciones por la forma en que he evolucionado. Porque hoy soy otra mujer, tal vez con unas cuantas arrugas más, pero más feliz, empoderada y enfocada.

Una mejor versión de mí misma, de esa persona que alguna vez fui, pero que no tenía idea de en quién podría llegar convertirme.

Y uds., ¿reconocen a esa mujer en sus fotos de años atrás?

Comparte este artículo en: