¡Hola chicas! Arrancó la semana y aprovecho para contarles que estos últimos 10 días vivimos un gran CAMBIO. Mi esposo, Daniel, se fue de viaje a España como parte de la fase presencial del postgrado que está haciendo.

Aunque uno cree imaginar lo que su #pequeñocoachee va a sentir por una situación así, no somos capaces de saber cuánto los afecta hasta que pasa.

Alana, hizo al menos una pataleta diaria, estuvo mucho más susceptible de lo normal para ella y su carácter y si mi actual embarazo la tenía pegada a mí, esto la estampó a la presencia de su mami con teipe de plomo.

Nosotros la “preparamos” antes del viaje, explicándole lo que iba a suceder, las razones de porqué no viajábamos todos juntos en esta ocasión, sin embargo, fue mucho más difícil de lo que imaginé.

Y aunque hablamos todos los días, al menos dos veces con Dani por cámara, la pregunta de “Papi, ¿ya vienes a casa?” la hace con frecuencia.

Aunque no se me ocurrió hacerlo antes de que Dani se haya ido, sino después, parte de la solución para manejar la situación ha sido:

  1. Mantener todos los días la conversación con ella de que su papá está de viaje
  2. Decirle que yo también lo extraño
  3. Contar los días que faltan para que llegue
  4. Recordarle que papá la ama igual, aunque esté lejos

Es decir, mantener un cuento o una historia, similar que se “leemos” a diario.

Por eso te dejo la idea por acá para que te ayudes a manejar cambios de este estilo con tu(s) hij@(s): CREA UN CUENTO. Un personaje que vive justo el cambio que tu hij@ va a experimentar durante los próximos días y cómo maneja el personaje la situación.

Puede ser algo corto, no tiene que tener diálogos (excepto que así lo prefieras) y de este modo tendrás una especia de “guion” para ayudarte a manejar la ansiedad que pueda venir de la mano con estos pequeños cambios circunstanciales.

¿Crees que puedas escribir un cuento sencillo para un cambio de este estilo? Si lo haces, ¿te atreverías a compartirlo con nosotras?

Al final, no podemos meter a nuestros hijos en una burbuja para que no “sufran” por el cambio, solo podemos brindarles herramientas que los ayuden a manejarlo.

¡Nos seguimos leyendo!


Tambien puedes leer:

http://mamineedsabreak.com/confesiones-de-una-mama-obsesiva-con-la-planificacion/

Comparte este artículo en: