“Tranquila, que yo no necesito ayuda”, una frase que todavía tercamente digo más de lo que debería. Quien necesita  una “red de apoyo” o “tribu” si yo siempre he resuelto mis asuntos yo sola. Y es que qué difícil se nos hace a la mamis decir esa frase tan simple: “Necesito ayuda”.

En mi caso yo fui de las que me creí una súper mujer, seguí trabajando un “full-time” durante 5 años y el resto del tiempo atendía mi casa, cocinaba, planificaba los fines de semana para salir a divertirnos y en cada etapa buscaba como adaptar la rutina de nuestra familia a las necesidades de su nueva integrante.

Todo eso suena como un plan perfecto, hasta que lo vives y te das cuenta que si no haces un esfuerzo por encontrar espacios para ti, se te pasa la vida haciendo todo lo que “tienes que hacer ” y no lo que “quieres hacer”.

Frustración Total, “Burnout” o cómo quieran llamarlo.

Todas nos hemos despertado con esa sensación alguna vez. Ese pensamiento masoquista de  “todo lo hago mal” , “no puedo más”, mejor abandono todo y me meto a hippie a vivir en una isla paradisiaca donde por lo menos tenga el tiempo para estar con mi familia.

Y volvemos a la realidad, sabemos que no podemos renunciar. Tenemos una vida que hemos creado con mucho esfuerzo y hay que levantarse el animo y volver a encontrar el equilibrio.

Tu “Red de apoyo”.

La primera vez que escuche este termino lo interprete como, “quien va a cuidar a tu hijo cuando tú tengas que trabajar”.  Primeramente pensé en mi esposo, esto es tarea de dos, y habiendo trabajado juntos y criado dos hijos perrunos  no parecía ser tan difícil. Hasta que los dos están sin dormir, estresados y terminan teniendo peleas épicas que jamás te imaginaste.

Ok, hay que bajarle dos, necesitamos tiempo de pareja.

Recurrimos a la familia y amigos cercanos que cuidaban a nuestra hija por unas horas ( en las que por cierto no dejas de pensar en ellos y es bien difícil “desconectarse”). Por un ratico vuelves a ser tú, sin estar pendiente de las necesidades básicas de otro, comes con calma, descansas, te diviertes como adulto. Y vuelves a la realidad de ser padres.

Esta carrera de ser padres es de resistencia y no de velocidad :a seguir aprendiendo.

Porque aun con esposo, familiares y amigos, sigues sin encontrar tiempo para ti, y además tienes todas las responsabilidades de adulto que tenias antes de ser madre y de las que no puedes huir .

STOP, necesitas más ayuda.

Y esto va más allá de quien cuida a tu hijo. Hay que establecer prioridades y aprender a identificar que cosas te hacen feliz aparte de tener una familia y trabajar.

Esta red de apoyo son todos los que te ayudan a cumplir con los deberes y darte espacio para lo que quieres hacer.

Las guarderías, los gimnasios, cines y peluquerías con niñeras, la comida ya lista, los servicios de niñera y de limpieza, las agencias de festejos, todos forman parte de esa red de apoyo con la que puedes contar para llevar una maternidad más feliz.

Y si no puedo pagarlas? Y si no tengo familia ni amigos disponibles?

También he estado allí, estas son algunos tips que me han ayudado:

  • Puedes encontrar otras mamis que estén en tu condición y reunirse en parques para acompañarse y compartir ideas.
  • Sabias que IKEA tiene guardería y café gratis para los miembros de “Ikea Family” (Que también es gratis). Bueno allí tienes la respuesta cuando necesites un break, aunque sea de 45 minutos.
  • Una alternativa al gimnasio es salir a caminar o trotar con los niños en el coche (carriola) , casi siempre terminan dormidos y puedes disfrutar luego de un rato de tranquilidad.
  • Quieren ir al cine y ver películas de adulto pero no hay presupuesto para niñeras?. Pues a cansar a los niños en la piscina o parque toda la tarde para que se acuesten temprano y  los dejen ver la película en la casa.
  • Consiéntete en la casa mientras ellos duermen o los cuida su papa un rato. Ponte creativa con YouTube igual nadie te esta viendo.
  • Planifica tus menús y dedica un solo día a cocinar para la semana. Ahorraras tiempo y tendrás la paz mental de comer mas sano pues es comida casera. Si no te da tiempo aprovecha la comida ya lista de los supermercados que te ayudaran a salir de una emergencia.
  • La limpieza puede ser divertida cuando se hace en equipo. A poner música y hasta un poquito de alcohol para dejar la casa como de revista.
  • Celebraciones con poco presupuesto?. Pon a rodar tu creatividad en Pinterest y las tiendas de dólar. Aprovecha para reutilizar cosas de otras fiestas.
  • Apóyate en las redes sociales, siempre encontraras alguien que haya pasado por una situación similar. Pregunta sin pena porque los foros, grupos y chats de madres para eso fueron creados.
  • Busca un trabajo que puedas hacer con un horario flexible, se que suena utópico pero no es imposible.

Lo que si es imposible es leerte el pensamiento, así que a veces simplemente tienes que comunicar que necesitas ayuda.

Nadie dijo que fuese fácil ser padres, en especial si esta lejos de tu familia y crees que esa “red de apoyo” no existe. Pero vivir una vida feliz depende solamente de ti y a veces eso implica reconocer que necesitamos ayuda.

Disfruta tus bendiciones en las circunstancias que te toquen porque seguramente en otro lado hay alguien soñando con estar en tu lugar.

 

Comparte este artículo en: