Los nietos “extranjeros” en su propia familia.

Post inspirado en mi último viaje México.

Ya saben que a mi me gusta eso de la historia larga, verdad. Pues les cuento que soy mamá inmigrante como la mayoría de las que escribimos en este blog; así que somos los extranjeros en la familia. Llegué a vivir al Seattle hace aproximadamente 6 años, y llegué con una panzoooota de embarazo y pos obvio M Jr. Nació aquí en los “United”.

Eso lo convierte en “gringo” aunque él parece más mexicano que otra cosa y se apellida Rivera, pos es, propiamente dicho en un español refinado, lo que viene siendo, estadounidense.

En comparación con su hermana, que nació en México, rodeada de familia, conviviendo con sus primos, celebrando cumpleaños, navidades, días de muertos, y demás festividades a lo largo de sus primeros 3 años de vida, en el confort de una familia.

El chaparro nació y ha crecido en un núcleo mucho más pequeño, que ha ido creciendo con los amigos que se han convertido en algo más, pero que, de familia en sí, sólo somos nosotros 4 en el día a día, en las celebraciones de cumpleaños, Halloween, navidades, etc.

 

¡La realidad es que ha visto a sus abuelos seis veces en su vida, SEIS!

Y esas son contando el día en que nació (que la ciencia asegura, él no se acuerda) y los dos primeros años de su vida, de los que yo doy fe, tampoco se acuerda mucho.

Gracias a la bendita tecnología diario hablamos con los abuelos por video llamada y tenemos mañanitas sin falta cada cumpleaños, felicitaciones en cada éxito y una palabra de aliento si es necesario, la neta eso del avance tecnológico si ha sido un parote para la comunicación con la familia.

Sin embargo, debido a que vivo en la frontera norte de Estados Unidos (o sea en casa de la ch..) y a que sale bien caro venir, aunado a que mis papás ya no están en las mejores condiciones para viajar, mis hijos son “extranjeros” y turistas en su propio seno familiar.

Estoy segura de que hay familias que se ven mucho más seguido, pero pos por acá es lo que hay.

El desarrollo de un niño y su manera de absorber el mundo es constante, rápido y no espera al siguiente año que veamos a los abuelos, de modo que los viajes, sobre todo últimamente con una pre-adolescente y un enano que crece por semana, se han convertido en todo un reto.

Ambas partes se sienten (porque están!) fuera de su zona de confort, los abuelos hace aaaños que no tienen niños en casa y los niños, nomás acostumbran obedecer ordenes de sus padres, y eso a veces.

El reto de la convivencia se vuelve todo un tema, desacuerdos, enojos, una que otra escena de “frustración” por parte del enano menor (que dicho sea de paso, nació frustrado jaja), estrés, angustia, platos rotos (literal) y MUUCHO AMOR.

La abuela en el parque              los abuelos

 

Es ahí donde todo cobra sentido, donde poco a poco las piezas empiezan a encajar, aunque no siempre al primer intento.

 

 

Es un flujo en ambas direcciones de amor y entendimiento, por un lado, los pequeños, asumiendo y tratando de entender que los abuelos ya son “grandes” (como ellos mismo lo expresan), que tienen sus costumbres y rutinas; sus apegos, sus manías, como CUALQUIER SER HUMANO, pero que a pesar de eso, esperan con anhelo el “mid winter break” para verlos y tratar en la medida de lo posible de recuperar el tiempo que pasa entre año y año.

Y por otro, lo abuelos intentando no sucumbir a la abrupta llegada del inevitable desorden y gritos. Buscando a través del lenguaje y el juego, entender quiénes son esas personitas, tan distintas a la imagen que se han creado a través de la pantalla.

Estos niños, han crecido; opinan, deciden, cuestionan y te dejan claro cuando algo de lo que sucede a su alrededor no les es cómodo.

Sin embargo, también saben abrazar, jugar, reír a carcajadas y aunque pareciera que con cada visita el abismo crece; siempre nos vamos con las mismas ganas de volver pronto, de no olvidar ni un segundo de nuestro viaje y de dejar en el alma de los abuelos memorias de esas que alcanzan hasta para la siguiente visita.

Hasta la próxima!

Te dejo el enlace a mi IG personal, si te interesa tener una vista más cercana de mi aventura como mamá.

https://www.instagram.com/mamichuma/

Comparte este artículo en: