Soy Gina Rangel, orgullosamente mexicana, casi 37 años, chef de profesión y cocinera de corazón, soy esposa del Babe, mamá de las Mamarritos (6 y 4) y le juego a muchas facetas más, hija, hermana, nieta, gracias a Dios, prima, sobrina, Nina de 3 güeritos que amo con todo mi corazón, cuñada, amiga, creo que soy buena amiga y ahora Blogger, en mi vida me imaginé andar por estos lares, pero heme aquí y feliz.

Fui una niña muy feliz, la hermana y nieta mayor de las dos familias, sí, un enorme paquete! Del cuál gocé de muchísimos privilegios y muchas veces abusé de mi jerarquía.

Soy hija de los mejores papás del mundo, de verdad, son amorosos, comprensivos, entrones, hacen la mejor fiesta de Año Nuevo ever, viajan con nosotros, son los mejores abuelos del mundo; soy muy bendecida de tenerlos. Ellos me dieron los dos regalos más hermosos para compartir la vida, mis hermanas. Las dos son tan diferentes, a Pau le llevo 1 año y medio, no me acuerdo de mi vida sin ella, ha sido mi compañera en todo, varicela, todas las etapas de la escuela, mi cómplice en todo, nos embarazamos de nuestros primeros hijos juntas y siempre siempre hemos caminado de la mano. Y Vero es mi chiquita, le llevo 7 años, fue el mejor treat de Halloween! Incondicional, espontánea, amorosa y sin lugar a dudas, la mejor tía de la Galaxia y sus alrededores.

Hace 11 años justamente, buscando clientes nuevos, conocí a mi hoy entrañable amigo Carlo, empecé a servirle todos sus eventos llevando mis delicias, y ahí conocí al Babe, compartían oficina. Obviamente me cayó muy mal, muy, con Tootsie Pop en la boca, sentado en su silla de “patrón” y osó decirme Baby, a mí; en qué momento? Cuando me invitó al festival de Primavera en el Zócalo de la Ciudad de México y pidió una botella de champaña 🍾, ahí fue el acabose, qué les digo, me encantó y el inicio de la mejor aventura de mi vida, mi Familia.

Para no hacerles el cuento largo, a los 6 meses de novios me dio el anillo de compromiso 💍. Cabe mencionar que el Babe me lleva 14 años, sí, leyeron bien, 14. La vida junto a mi Negro ha sido un roller coaster, llena de experiencias, retos, aprendizaje, muchísimo crecimiento, mucho amor, muchos cambios, muchas bendiciones, muchísimas!

Al año de vivir juntos decidimos tener un bebé, jurando que al primer mes estaríamos dando la gran noticia, pues no, enloquecí y a los 8 meses por fin las dos rayitas pintadas en la prueba… que todo México se entere!! Vamos a ser papás! Si? Pues Dios nos prestó a ese angelito nada más 3 meses en mi barriga para después tenerlo junto a Él. Y hoy es nuestro más grande Ángel y estoy segura que desde el cielo cuida a sus hermanas y a nosotros sus papás.

Ustedes me dirán si somos bendecidos, justo al año, el día exacto que perdí a mi primer bebé, nació mi Giga, les juro que era la bebita más hermosa del cunero, con la nariz más perfecta que hayan visto en su vida, tan delicada, tan bonita, tan mía.

A los dos años dos meses de haber experimentado la maravillosa y cansada faceta de mamá, nació Tutú, una china que brilla con luz propia, pequeñititita, era una cosita divina que definitivamente venía a completar esta familia.

Y así han transcurrido ya 6 maravillosos años de Mamá, dedicando mi tiempo a las Mamarritos, al Babe, a la cocina, a mis breaks favoritos, y ahora a Mami Needs a Break, un proyecto que surgió porqué así me tocaba vivirlo y con el cuál soy muy feliz.

Los invito a conocerme y a disfrutar de la vida a mi manera!

”A vivir! Que la vida es corta y sale cara!”

Con amor,

Gina 👑

 

http://www.instagram.com/ginarangelit/

Comparte este artículo en: