Hoy nos encontramos nuevamente en este espacio… Y quería conversar con Uds. sobre un tema en particular: ¿Les ha pasado que no solo se sienten cargadas al ser mamá, sino también con los otros roles que desempeñamos? Por ejemplo y más específicamente el rol de esposa y/o pareja. Y no solo eso, sino que se los comento, porque siento que a veces cubro muchas más responsabilidades que mi esposo y él no es consciente de eso.

Siento que por más que lo intente y dividamos las tareas “por igual”, ¿la balanza de tareas termina inclinándose más hacia mi lado? Usualmente, termino yo cubriendo más terreno, pero al hablarlo con él, mi esposo tiene una visión diferente.

Por una u otra causa, que me explica en su momento, desde su perspectiva somos dos seres con las mismas responsabilidades.

Mi realidad es otra. Se siente diferente, se respira diferente y la vivo diferente. Me siento con muchas más responsabilidades. Excepto por cocinar, responsabilidad o placer que nunca he sentido como mío (je,je,je), estoy en constante organización para cubrir las diferentes áreas que demanda mi hogar e hija.

No me malinterpreten, soy activa y me gusta tener actividades para realizar. Sin embargo, a veces siento que me gustaría también contar con su apoyo sin tener que solicitarlo. Me gustaría sentir un mayor nivel de empatía con respecto a lo que hay pendiente o a lo que estoy haciendo. Al mismo tiempo, quisiera evitar caer en un punto de vista machista, feminista o de igualdad de géneros, a lo que me refiero es a un nivel mayor de comprensión como pareja.

Como Coach de Vida tengo herramientas para manejar mis emociones, pero a veces solo quiero ser un ser humano comprendido por otro sin tener que hacer uso de técnicas de inteligencia emocional.

Tal vez solo necesitaba desahogarme con esta súper comunidad de mujeres fantásticas que nos siguen y saber si ¿ESTO LES HA PASADO TAMBIÉN? Bueno ya me contarán y podremos salir apoyadas y fortalecidas de esta situación. Se les quiere… ¡Feliz día!

Y aquí les dejo el link a uno de mis libros favoritos para entender a los hombres.

Comparte este artículo en: