¿Algo cambió desde que te convertiste en mamá? ¿Sientes que escuchas voces dentro de tu cabeza? Tal vez, ¿esa voz se expresa en continuas corazonadas? ¿Estarás perdiendo la razón?

Debo confesar que al principio temí que había perdido la poca cordura que restaba en mí (los que me conocen bien saben porque hago énfasis en “poca”) y, más aún, porque cuando uno acaba de convertirse en mamá (por primera, segunda o décima vez), se encuentra en medio de una revolución de hormonas, antes y después del parto, que te hacen sentir que estás enloqueciendo o que ya no eres tú, además de la vocecita en tu cabeza que resuena en un volumen más alto de lo que estábamos acostumbradas.

Sin embargo, tengo buenas noticias, esa voz no es más que tu intuición. Si hay algo que disfruto de mi maternidad es que me ha impulsado a conocerme mejor, no sólo emocionalmente, sino físicamente. Y en definitiva, no nos estamos volviendo locas por escuchar esa voz de la intuición a una revolución mayor que antes de ser mamá.

Es parte del proceso natural y de la forma en que nuestro cuerpo se prepara biológicamente para defender y proteger a nuestros críos, a nuestra especie.

Entre las investigaciones que realiza el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, hay estudios que confirman que el cerebro de la mujer pudiese agrandarse gracias a los cambios hormonales que se producen a raíz del nacimiento del bebé, permitiéndonos estar mucho más alertas, con sentidos más agudos, e incluso, más motivadas y organizadas. Y no sólo para cambiar pañales y/o atender el llanto de nuestros hijos, sino para el resto de las áreas de nuestras vidas.

Esa voz (intuición materna) es una señal de que somos una mejor versión de nosotras mismas, de que nuestro software evolucionó y es momento de darle cabida en nuestras vidas, de escucharla, sentirla y seguirla, dejándonos empoderar cada vez más por nuestra maternidad.

Si quieres ahondar más sobre este tema, acompáñanos este miércoles, 4 de Abril a las 8:30 pm (hora Miami) en un live por Instagram – @mamineedsabreak junto a Dilcia Ruan (Embajadora de la Fundación Cala). Estaremos conversando sobre cómo se manejaba la intuición en la crianza de “antes” vs. la de “ahora”…  
Comparte este artículo en: