Cada año como mamá me trazo muchas metas que realmente termino tirando por la borda en tres meses cuando me doy cuenta que la realidad en mi casa es otra.

Que soy mamá full time y trabajo desde casa y en la calle porque también me toca salir a hacer sesiones (soy fotógrafo) y ahí todo se convierte en un stress para mi.

Como mamá emigrante no tengo a la abuelita que siempre me da la mano y cuida de sus nietos.

Nosotras las mamás emigrantes nos las arreglamos como sea y eso me parece genial porque nos hace crecer demasiado como persona.

Las mamás emigrantes no nos quedamos viendo como pasa la vida y vamos por ese sueño así no tengamos quien nos cuide a nuestros hijos; ay si yo les contara las cosas que he hecho para cumplir con el trabajo y no tener que pagar a alguien para que me cuide a mis hijas.

la verdad nos volvemos ingeniosas, en mi caso cuadro las sesiones en la hora que María Camila (mi hija grande) está en el colegio y cuando la chiquita acostumbra a hacer siesta, así que me la llevo, ella se duerme en el trayecto de casa al lugar, y listo bajo la silla con ella dormida y arranco lo más rápido que puedo a hacer el set up, ya luego si tomo mi tiempo haciendo las fotos porque por lo general ella duerme dos horas de siesta.

Esto es solo un ejemplo de cómo las mamás emigrantes nos las arreglamos para ir por ese sueño y claaaaro ir por ese dinerito que tanta falta hace siempre.

Volviendo al tema de las metas trazadas para este nuevo año.

Diré que quiero ser más ordenada para darle el ejemplo a mis hijas, tengo un defecto muy grande y es que soy desordenada y cada año me propongo cambiarlo y este año no iba a ser la excepción.

Cuando te encuentras siendo mamá pulpo entonces todas esas promesas se van por la borda; otra promesa de Año Nuevo que tengo es ponerme a enseñarle caligrafía Palmer a mi hija mayor, tengo el libro y el cuaderno doble línea pero es otra resolución repetida del año pasado…en fin, sin caernos a mentiras todos tenemos esas resoluciones de nuevo año que repetimos cada año.

Este Año Nuevo ha sido muy diferente para mi, tengo como que muchas expectativas y me siento presionada por lograr algo realmente importante en mi campo laborar, pero siento que estoy en blanco que no tengo ninguna meta bien definida más que gozarme lo que hago y eso hasta ahora me ha resultado muy bien.

En el elefante blanco de navidad me robé una agenda porque creo que así seré un poco más organizada, prometo cumplir con las asignaciones que me estoy poniendo.

Me rehuso a ser egoísta con lo que sé (que es poco pero estoy orgullosa de eso), me rehuso a no compartir mis conocimientos, me rehuso a no compartir mis contactos.

La pregunta es -y ayudenme porfa- debo ser más egoísta y celosa con lo mío para surgir? (como lo veo en otros colegas) o debo seguir siendo renuente en esa práctica que a mi me suena más a diva que a otra cosa?
Espero sus respuestas.

La foto de este post es un autorretrato de como me siento, una parte de mi clara y la otra por descubrir.

Comparte este artículo en: