Irse de vacaciones es uno de esos grandes placeres que cambian totalmente cuando te vuelves mamá. No en vano muchos millenials le huyen a la posibilidad de ser padres por miedo a perder la libertad de viajar a donde quieren sin responsabilidades. Porque ese es el punto principal: cuando se viaja sin niños nuestra única responsabilidad es pasarla bien y regresar vivos. Cuando vas de vacaciones con los niños  solamente te están transfiriendo de zona geográfica de tu nuevo trabajo 24/7.

A quien no le ha pasado que vuelve de vacaciones más cansado de lo que estaba antes de salir?. Y es que adaptarnos a nuevas rutinas, tratar de complacer a toda una familia y que todos la pasen bien puede dejarte agotado, si a eso le sumamos que estamos en un lugar desconocido, donde quizás se hable otro idioma y que la comida sea diferente a lo que nuestros niños están acostumbrados puede ponerte los nervios de punta y con ganas de no querer salir más nunca de vacaciones familiares.

El momento de escoger a donde ir de vacaciones se vuelve una decision que no debemos tomar a la ligera.

Al fin y al cabo se ahorra durante mucho tiempo para esto!.

Si le pregunto a mi hija de 5 años, solo hay un destino que ella asocia con las vacaciones: Disney World. Y es que cuando vives en Florida y sabes que solo en unas horas puedes estar en el Magic Kingdom, donde los sueños se hacen realidad, toca deshacerse de ese pensamiento de

“Debería llevar a las niñas a Disney

Así que Debería, no more.. y seguimos pensando a donde ir. Amo Disney ,pero ir en pleno Summer, cuando esta super lleno de gente y con una bebé de menos de un año, me hace pensar que estaré pasando calor y cuidando el coche ( donde de paso todos dejaran sus cosas para que se las cuides) y eso no es exactamente lo que busco en unas vacaciones.

El año pasado tomamos un crucero y la verdad que fue una opción maravillosa.

Yo estaba embarazada y me permitió descansar bastante, tienen unos Kids Clubs increibles donde los niños se pueden divertir por unas horas mientras los papas disfrutamos del barco: piscinas, jacuzzis, restaurantes, tiendas, casino, cine, pista de patinaje, shows, la verdad estos barcos piensan en todo para que no te aburras. Lo que más disfrute: No tener que cocinar nada durante una semana.

Pero los cruceros durante el verano son más costosos, así que hay que planificarlos con por lo menos un año de anticipación. Nosotros conseguimos una oferta muy buena en Royal Caribbean durante un evento que hacen llamado Green Monday, un poco después de  Thanksgiving, así que si esta en sus planes tomar un crucero no se vuelvan locas con las ofertas de Black Friday y aprovechen de tomar un crucero con niños que no se van a arrepentir.

Sin embargo recordamos que después de conocer Cozumel quedamos con ganas de conocer mas de la Riviera Mexicana.

Así que buscamos boletos de avión a Cancún y encontramos unos a 200$! , ideales para aprovechar el verano en la playa sin apuros. Compramos sin reembolso para evitar arrepentimientos, además la playa es un sitio donde los niños se divierten y los celulares se recalientan si los utilizas mucho, así que ha desconectarse se ha dicho.

Después de eso hemos recibido algunas alertas acerca de la seguridad de la zona, así que vamos muy consientes de que no es Disney. Más aún cuando por mantener el presupuesto familiar no estamos llegando a hoteles con todo incluido en las zonas de lujo. Pero estas vacaciones familiares nos van a permitir hacer cosas que para nosotros como papás son importantes:

  • Conocer un sitio nuevo.
  • Salir de la rutina.
  • Descansar de la tecnología.
  • Un poquito de aventura.

Todo los viajes te cambian, y cuando creas recuerdos con tus hijos te cambian de una manera especial. Creo que te recuerdan lo que es importante y te permite conocer a tu familia un poco mejor. Lo más seguro es ir  a un sitio que ya conoces, con todas las comodidades, pero si tienes espíritu aventurero yo opino que no debes parar de conocer los lugares que quieres por complacer a tus hijos. Las vacaciones familiares nos deben hacer felices a todos y como padres enseñar a nuestros hijos a no tener miedo de salir de su zona de confort y que griten Vamos para Méxicocon la misma emoción de Vamos para Orlando.

Ya les contaré de nuestra aventura y a ver si logro seguir los consejos de @mamagagina para una Piel de Verano.

Comparte este artículo en: