A finales de Mayo – principios del mes de Junio, tuve la gran oportunidad de participar en Cala Speaking Academy. Mi expectativa del curso estaba muy alejada de la experiencia que viví. Pensaba que serían unos días diferentes, llenos de aprendizajes de la mano del Sr. Ismael Cala, claro está.

Sin embargo, resultaron 4 días full intensos, que me permitieron conectarme conmigo misma en un 100%. 4 días de compartir experiencias y salir constantemente de mi zona de confort. 4 días de conectar con un grupo de gente de una calidad humana increíble.

Fueron 4 largos días donde me vi “desconectada” de mi rol de mamá, porque mi energía estaba puesta en los retos que se me presentaban constantemente en el curso. Digamos que estos 4 días tuve, sin querer, un “break” en mi rol de madre (pues me iba antes de que Alana se despertara, por cuestiones de distancia y horario del curso, y regresaba tarde, cuando ya estaba dormida). Y aunque fue la primera vez que lo hacía (después de dos años y medio), me sentía rara pero no culpable.

¿Cómo definirías a Cala?

Me permito adelantarles que Ismael Cala es un encanto. Si me preguntan cómo definirías a Cala en una palabra diría: congruente. Me impresionó el nivel de conexión que tiene con él mismo, lo que para mí queda demostrado en el cómo aplicaba lo que “predica” en su diario vivir, en su trabajo, en su forma de hablar. Existe un vínculo tal entre lo que dice y hace, que resulta difícil pasarlo por alto.

Además, es una persona sincera, honesta, de esas que le gusta mirarte a los ojos cuando le hablas, así como aprenderse tu nombre. Es ligero, porque así como cree en lo que hace, bromea sobre ello también y usa el sarcasmo. Pero no como una broma pesada, sino de forma muy sutil e inteligente, permitiéndote reírte de ti mismo sin terminar en la burla despectiva a la que a veces nos sometemos.

Ismael es auténtico. Su historia de vida es impresionante y creo que es una de las razones que le ha permitido mantener los pies en la tierra y esa humildad que lo caracteriza. Desde mi propia perspectiva, su mayor logro no ha sido haber llegado hasta donde llegó en CNN. Tal vez, ese fue el camino que le dio más visibilidad. Su mayor logro ha sido poder seguir siendo quién es, habiendo estado la cima y decidiendo bajar, a sabiendas de que hay muchas más cordilleras por escalar.

Volviendo al curso, puedo decirles que los retos que llevamos a cabo los estoy publicando uno a uno en mi cuenta de instagram. Esto lo he hecho a pesar de sentirme vulnerable, porque como coach, persona y mamá, estoy decidida a continuar saliendo de mi zona de confort. Creo que si ven los videos, entenderán de qué les hablo…

Solo hay un video que no estará en las redes, porque fue de un ejercicio que hicimos en la clase, en el cual me tocó improvisar. El ejercicio consistía en tomar un objeto (sin ver qué estabas agarrando), mirarlo e idear una forma de publicitarlo en 10 segundos. Me tocó un desodorante… jajaja… si quieren saber qué hice, escríbanme por instagram y les cuento.

Y les sugiero, si tienen la oportunidad, TOMEN EL CURSO! No se van a arrepentir. Cada detalle está pensado para hacerte sentir especial, para vibrar en excelencia pero, particularmente, siento que todo lo que recibes durante esos días te permite, por sobre todas las cosas, sentirte merecedor de tantas atenciones.

Otra cosa que no puedo dejar de mencionarles es el equipo detrás de Cala Speaking Academy. Cada una de las personas que trabaja con él está comprometida con este proyecto, trabajan de forma apasionada y están siempre abiertos a atender lo que sea que quieras comunicarles. Son amigos, compañeros de trabajo, pero lo que más me gustó es que se admiran entre ellos. No hay competencia, hay colaboración.

Finalmente, les confieso que el estar de frente en una entrevista con Cala, forma parte de las metas que tengo (pues aún no lo actualizo) en mi mapa del tesoro. Así que una meta cumplida, seis más por alcanzar.

Me despido, no sin antes invitarlas a que sigamos visualizando nuestras metas y sintiéndonos merecedoras de poder alcanzarlas… Que nuestros hijos no sean parte de la excusa, sino más bien volvámoslos parte de la motivación. Eso hice yo y como les decía el atreverme y la experiencia vivida superaron, claramente, mi expectativa en Cala Speaking Academy.

Comparte este artículo en: