Salgo al patio y me encuentro con esta hermosa escena que ven en la foto, es mi hija mayor leyéndole “el sapo distraído” a su hermanita y acurrucaditas las dos. Es un reto inmenso mantener el idioma de nuestras raíces en casa, es un sacrificio enorme; sacrificio que nos lleva a muchos papás al precipicio de no practicar el idioma del país que hemos emigrado (en mi caso el inglés).

Ok, les cuento mi experiencia; mi hija mayor llego de 5 años recién cumpliditos a este país (USA) hablaba perfecto español aunque aún decía cocholate (cosa que me encantaba y no la corregía hasta que ella se dio cuenta sola a los 6 años que era chocolate jajajajaja); ok, me tocó con mi libro de “mi jardín” enseñarla a leer y a escribir con un cuaderno de doble línea como mi aliado. Bien hubiese mi hija haber perdido el español (lo he visto en muchos allegados) si yo me hubiese puesto a practicar con ella el inglés en casa(muchos papás lo hacen para beneficiarse ellos mismo y aprender inglés) a responderle cuando ella me preguntara algo en inglés les puedo jurar que hoy mi hija no hablaría español y si lo hiciera fuese al estilo “Tarzàn”.

En casa se habla español y del venezolano decimos caraotas y no “frijoles negros” decimos torta y no “pastel” decimos “naguara” no decimos “recorcholis”, decimos “cotufas” no decimos “palomitas de maíz”; espero que en la casa de los mexicanos digan pastel y todas sus palabras de argot popular porque así tenemos que ser. Así mis hijas tendrán una serie de sinónimos para cada cosa, no les afecta para nada que les digan las cosas por el nombre como la llamen en su país créanme eso le hace ver lo divido de nuestra lengua castellana/española (como quieran llamarla). Que se va a confundir cuando vaya a casa de un amiguito de otra nacionalidad? No, no va a pasar, ella va a casa de alguna amiguita cubana o mexicana por ejemplo y puede pedir cotufa y si no la entienden lo explica y ellos le dirán: ah!!! palomitas de maíz? Y ya no pasó nada, tampoco es que esta pidiendo auxilio de una manera diferente (eso si es SOS en todos los idiomas jajajaja).

Ok, entonces les cuento como lo hice yo, pues sencillo cuando ella empezó a querer decirme algo en inglés yo le decía firme “no entiendo” y ya tampoco pasó nada, no se traumatizó  y hoy con sus escasos 9 años me dice “mami gracias Dios que se hablar dos idiomas” ya conoce el poder de ser bilingüe en un mundo tan competitivo como en el que vivimos hoy, que a veces dos idiomas no son suficientes y necesitas hasta un tercero para destacarte entre tanto talento. En fin, con mi hija pequeña espero hacerlo de igual manera, tenemos pensado tenerla en casa hasta los dos años y luego ir a un Daycare en español, si tienen esa posibilidad no lo duden, el inglés va a llegar indiscutiblemente e indudablemente, por el contrario el español puede irse para nunca más volver o estar ahí todo mal hablado o con un acento extraño. Mi mejor aliado para mi hija la pequeña es YouTube ahí pueden encontrar todo en español y esta tecnología maravillosa que lo puedes ver en TV nos permite ponerle su tiempo de TV en español (a ella le gusta gallina pintadita, Daniel el tigre, Elmo y Pocoyo) y de resto aquí se ve TV en inglés cuando ellas se acuestan.

Que es un sacrificio? Si, ciertamente; que es fastidioso? A veces para que mentirles, pero está en nuestras manos darle esta herramienta a nuestros hijos, busquen Daycare en español, TV en español y si tu Esposo es americano que hable con papi en inglés y con mamá en español (también lo he visto y funciona muy bien), enseñarles a leer en español a las 4 o 5 es una labor tediosa pero que te lo van a agradecer tus hijos…por cierto una técnica que me funciono y me sigue funcionando con María Camila (mi hija mayor) es que cuando manejen les den el cel para que por favor le haga una nota de voz o un texto a la abuela, a ella le encanta porque siente que me está ayudando a que no me pongan un ticket y ahí practicamos en dictado jajajaja.
Cualquier duda pueden escribirme será un gusto darles mi conocimiento como docente  y como mamá y desde mi experiencia contarle como me fue a mi con esto de ser mamá emigrante, regia con la convicción de que debemos mantener no solo el idioma sino nuestras raíces eso que nos conecta con lo nuestro, porque aprendimos a amar en español, a pelear en español, a sufrir en español…en fin sentir en español, quieres mantener esa conexión con tus hijos? pues manos a la obra.

Pd:les recomiendo todos los libros de ediciones EKARE son de lo mas divertidos, mis hijas los aman.

 

 

 

Comparte este artículo en: