Esto que traigo hoy va un poco en discordancia con la época que vivimos, porque para la mayoría de las mamás en este momento estamos de vacaciones.

Y aunque toca desconectar en muchos sentidos, para mi también es época de conectar, evaluar y reorganizar cómo llevaré todo cuando comience la nueva rutina.

El año pasado me pilló desprevenida, y es que tuve un viaje y llegué justo el día de comenzar clases. Pero este año esto no pasará.

Además llevo unas semanas en las que todo se me olvida. No sabía que día era y falte a la primera reunión con el maestro de la guardería de mi pequeño. Ya lo decía hace poco en un vídeo de IGTV el cerebro de embarazada existe, está científicamente comprobado, y no se va al dar a luz, se queda un poco. Por eso hay momentos en los que siento que mi memoria falla y necesito organizarme mejor.

Yo quiero organizarme en muchos sentidos, como serán mis días cuando los dos estén en el colegio y guardería.

Los tiempos para hacer las cosas de casa, trabajar en el blog y otras metas que tengo en mente, y por supuesto entre todas las cosas y mi cerebro de embarazada (qué no lo estoy pero quedan secuelas) he estado buscando la mejor forma de hacerlo.

Para mi las agendas digitales y los calendarios del teléfono no me funcionan, puedo anotar todo en las notas del móvil y luego pasar media hora buscando donde fue que lo hice.

Yo necesito la agenda y papel y lápiz y escribir y anotar y que se grabe así en mi mente también.

Así que busque el método de Bullet Journal.

¿Sabes lo que es el Bullet Journal?

Es un sistema analógico de organización, creado por Ryder Carrol , que se puede adaptar fácilmente a lo que necesites. Puede ser tu agenda diaria, mensual, anual, un cuaderno de notas, un diario personal, puedes llevar allí lo que quieres leer, las series o películas que quieres ver, los objetivos que quieras cumplir. Puede ser una o todas estas cosas.

Yo lo había visto varias veces en infografías y vídeos de cómo funciona, pero todo lo que encontraba, se veía complicado, lleno de dibujos y cosas artísticas que no son mi fuerte.

Pensé que eso no iba conmigo.

Hasta que le di una segunda oportunidad e hice lo que tenía que haber hecho en un principio.

L E E R

Y vaya que estaba equivocada, si que hay mucha gente con arte y hacen cosas maravillosas, pero lo genial de esta agenda es que la haces tú, a tu medida, con lo que necesites.

Así que luego de ver un par de vídeos en YouTube, leer en la página web del creador y buscar en mi lugar de referencia, pinterest, me animé.

Me fui a buscar lo esencial para hacer mi agenda estilo bullet journal, un cuadernos de hojas blancas, unos marcadores o rotuladores y listo.

Lo más importante para comenzar

Para comenzar sugiero que hagas lo mismo, que investigues y tomes nota de los detalles que te pueden facilitar el comenzar,  no es un sistema difícil, pero tiene su bases y sin una buena base te equivocas fácilmente.

Hice un listado de lo que me gustaría llevar en la agenda a parte del orden básico que lleva.

  • Las leyendas, es el sistema con el que vas a anotar las citas, tareas, tareas cumplidas y tareas canceladas.
  • Indice, si, se necesita un indice, porque a medida que agregues colecciones, te facilitará encontrarlas en la agenda o cuaderno que uses.
  • El calendario anual, allí puedes tener las fechas importantes tanto personales como profesionales que luego puedas trasladar a tu uso mensual o semanal.
  • Entre las colecciones permanentes agregue: una guía de limpieza, una colección de películas y series para ver, una lista de cosas que quiero vs. las que necesito (me pareció una idea genial para ser real con lo que consumimos en casa), un apartado con frases inspiracionales, una con ideas para el blog, y otras con frases que dicen mis peques, que me parece divertido y lindo guardar para un futuro. Cómo esto se puede hacer muchas más, como por ejemplo para controlar gastos, o llevar un track de perdida de peso.
  • Y luego tengo el calendario semanal, que me pareció justo lo que necesitaba una forma de ver semana a semana lo que tengo que hacer. Dentro de estas colecciones mensuales, que veo semana a semana, también tengo una colección de control de hábitos, donde por ejemplo marco si me quite el maquillaje (cosa que debo confesar que me cuesta y es una de mis propósito de este año), marco si tome suficiente agua, si hice ejercicio etc. Creo que es una manera de ver globalmente si lo que quiero lograr lo estoy haciendo. Además tengo un diario de gratitud, en donde están todos los días del mes y coloco diariamente algo por lo que este agradecida.

Lo bueno, de esto, es que mes a mes, puedes ir agregando o quitando cosas dependiendo de lo que funciona o no para ti. Además de cambiar el formato de las vistas semanales o mensuales según necesites.

Se puede pensar que hacer todo esto quita tiempo, pero la verdad es que (si lo haces sin peques) en un par de horas puedes tener tus páginas armadas, quizás si eres como yo, que le pones color, que haces las lineas con reglas y te gusta adornar todo tardes más, pero el beneficio de tener todo a mano, no tiene precio.

Confieso que tengo solo este mes que lo comencé a hacer, pero desde ya estoy enamorada de este sistema. Prometo compartir luego si es algo que facilita en el tiempo la vida diaria.

Besos amapuches y nos leemos pronto.

Maihum

Comparte este artículo en: