Ana, amor a la mexicana…

He de empezar contándote que soy la más peque de tres hermanos, por muchos años, de modo que me críe un poco como hija única, fui una niña muy solitaria desde chiquitina y la soledad es algo que sigo disfrutando muchísimo.

Mis personajes más importantes de la infancia son sin duda, Payo y la Chole, mi tía abuela y nana respectivamente; ambas me dieron grandes bases para convertirme en lo que soy hoy en día.  No te angusties, mis papás también fueron y son personajes muy importantes peroooo, ambos confiaron plenamente en el cuidado, amor y enseñanzas que ambas mujeres podían darme; y no se equivocaron.

Salí de casa de mis papás a los 21 años y nunca volví, actualmente tengo 41 bien vividos años y radico en la Costa Oeste de Estados Unidos, en el estado de Washington con el amor de mi vida y mis dos pollitos; I que está por cumplir 9, con ella me estrené como Mamá y M que recién cumplió 5, él llegó a

Un dato curioso respecto a mi matrimonio es que, antes de estar con mi marido, rechacé 4 ofertas de matrimonio y con él, ni anillo ni boda, tuvimos una hija de “compromiso” y de eso hace ya 10 años que han sido una de las experiencias más enriquecedoras de toda mi vida. Ah, seguro te preguntas, o sea, ¿nunca se casó con él? Sí, si me casé, pero hace apenas 6 años.

Soy un espíritu libre, intenso, leal y me conmuevo fácilmente, lo que parecería extraño para una carrocería de 1.71 con aspecto duro y arrogante.

He aprendido en mi andar por este plano que lo que más pesa, es lo que menos vale y si hay algo que valoro como a la vida misma, es mi libertad.

Soy diseñadora y administradora de empresas. Desde muy joven decidí trabajar y por años ejercí como Director de Ventas y Marketing en diferentes empresas de belleza; viví y trabajé en diferentes países y nunca pensé convertirme (aunque siempre lo quise) en mamá con camionetota y llevando chamacos al soccer y a la gimnasia; definitivamente el rol más complejo de toda mi existencia, porque no hay escuela que te preparé para ser mamá y salir ilesa del proyecto.

Estoy medio chiflada, amo la comida, la buena compañía y vivo cada pedazo como si fuera un entero. Mis hijos gozan de la fortuna jajaja de tener una madre poco convencional que puede un día estar rapada (pelada, rasurada) y el siguiente teñirse el cabello de azul, portando con orgullo unos cuantos tatuajes.

Acompáñame y que disfrutes el viaje.

Sígueme en https://www.instagram.com/mamichuma

 

 

Comparte este artículo en: