Este post no es criticar a mi esposo OJO, porque es un esposo entregado y un papá soñado, es para hablar sobre el amor y el romanticismo en tiempos de maternidad jajaja.

Pero lo cierto es que no sé si es esta vida de mamá que me hace sentir que el romanticismo no hace ya  falta, (lo sé, lo sé estoy equivocada) , aaaahh pero basta que vea un post de un esposo enamorado para que me dé el guayabo.
A decir verdad mi esposo nunca ha sido el más romántico casi siempre nos reímos de eso, hoy por ejemplo recordábamos como me pidió matrimonio y no reíamos muchísimo, en realidad nada romántico hablando de la escena, pero sus palabras fueron claras y entre lagrimas. Ok, no fue una pedida de matrimonio de esas planificadas pero salió bien y aquí estamos 12 años después, amándonos a nuestra manera, con respeto y apoyo pero sin mucho romanticismo.

Mi esposo nunca a sido de dar sorpresas todo lo que me ha dado ha sido hablado, tipo quieres cambiar el carro? Ok vamos a hacerlo, nunca llegó con un carro con un lazo, quieres ir de viaje? A dónde? Ok vamos, nunca fue de llegar con una sorpresa de un viaje a ciegas.

En fin, a veces siento que ya no estamos como para ponerme en esas “tonterías” – lo sé lo sé no son tonterías- es como que ando con la cabeza ocupada todo el día entre trabajo y las niñitas que ay no! no tengo tiempo para eso.
Mi esposo rara vez lee los post así que no tengo rollo de escribirlo jajajajaja. Porque seguro que diría como dicen en mi tierra “me estas echando la burra al monte”.
El amor y el romanticismo son dos cosas muy diferentes y no necesariamente van de la mano, hay muchas maneras de demostrar amor, aunque a nosotras las mujeres nos gusten las sorpresas de vez en cuando y a algunas otras chicas les gusta siempre. No les niego aveces creo que no me quiere porque no me sorprende jajajaja, pero después hace algún gesto precioso que dice que me ama más de lo que creo, quizas mas que un hombre de esos que viven sorprendiendo y después ponen la torta con otra cosa jajaja (bueno, bueno lo se, habrá los que no ponen la torta).
Ciertamente esta vida de mamá es muy agitada, y a decir verdad adoro este rol -claro si tuviese una señora de servicio que lavara la ropa y la doblará y limpiará la casa- porque lo que más amo en la vida es ser mamá y lo que más odio es lavar y doblar ropa jajajajaja.

 Qué piensan ustedes de este tema?

Yo por mi parte no sé si serán estas redes que te hacen creer en una falsa felicidad de muchas parejas, y que bueno, en fin las redes solo muestran los momentos felices.
Esta soy yo cuando me ponga de filósofa -vinito en mano- a pensar en el amor, el romanticismo y esta vida de mamá maravillosamente complicada.

En la foto ven un corazón precioso que me hizo mi hija mayor el dia del amor.

Comparte este artículo en: